Archivo de la categoría: Tradiciones

Tradiciones

¿Vas a hacer el Camino de Santiago? Aquí tienes unos consejos

El peso de la mochila

El peso de la mochila es, a parte de la preparación física, el aspecto más importante a tener presente antes de partir. Es necesario reducirlo al mínimo posible, intentando que no supere el 10% o 12% de nuestro peso corporal. En ningún caso debe exceder los 10 kilos, incluyendo el peso del agua.

A pesar de que todos los libros y guías del Camino advierten de este hecho, son muchos los peregrinos que deben facturar a casa parte del material, en algunos casos después de haber recorrido tan solo una o dos etapas. Por lo tanto, debe evitarse llevar nada ‘por si a caso’. Además, a lo largo de Camino encontraremos todo tipo de establecimientos donde poder comprar, en un momento dado, aquello que nos sea necesario.

La disposición del material en la mochila

Lo más indicado será ir colocando el material en la mochila separado de forma funcional con bolsas de plástico (que no hagan ruido para no molestar a los compañeros de albergue), y poner las más pesadas en la parte inferior y más próxima a la espalda (para mejorar el punto de equilibrio).

También nos resultará más cómodo disponer las cosas de tal forma que siempre tengamos la cantimplora y la cámara fotográfica a mano; así no será necesario descargar y cargar la mochila cada vez que queramos beber o hacer una fotografía.

¿Qué Camino elegir?

El auténtico Camino de Santiago, y el más fiel a la esencia de las antiguas peregrinaciones, es aquel que empieza en la misma puerta de nuestra casa. Pero es obvio que hoy en día, para muchas personas, las obligaciones laborales y familiares limitan el número de días disponibles para andar. Además, los

Caminos menos concurridos suelen presentar algunas dificultades importantes: carencia de albergues y de alojamientos, señalización austera, largas distancias entre poblaciones, soledad, etc. Así pues, para los más neófitos no hay duda, el Camino más adecuado para una primera toma de contacto con el mundo peregrino es el Camino Francés.

Éste es el Camino más asequible, por la gran cantidad de albergues, alojamientos y servicios, por la poca distancia entre las poblaciones, por la buena señalización, por los numerosos peregrinos que encontraremos, etc. También porque el Camino Francés es el más rico en monumentos, historia y cultura (junto con el Camino de Le Puy). Para aquellos que ya hayan recorrido este Camino y, por lo tanto, tengan algo de experiencia, el número de otros Caminos interesantes para andar es casi ilimitado: el Camino Aragonés, el Camino del Norte, el Camino de la Plata, el Camino Catalán, etc.

¿Empezar desde Roncesvalles o desde Saint Jean Pied de Port?

Para aquellos que quieren hacer el Camino Francés esta es una duda habitual. La etapa de Saint Jean a Roncesvalles es la más dura de todas, no tanto por la distancia como por el fuerte desnivel, superior a los mil metros. Así pues, para quien no esté avezado a las largas caminatas por la montaña es aconsejable no arriesgarse y partir desde Roncesvalles, haciendo etapas suaves los primeros días. Para los más montañeros y mejor preparados no hay duda que sí vale la pena empezar desde el precioso pueblo del País Vasco francés y recorrer una espectacular etapa que cruza los Pirineos.

El Camino Francés está tan bien señalizado y dispone de una red de albergues y de servicios para los caminantes tan amplia, que con una sola hoja con un cuadro con las distancias entre las poblaciones y los servicios que estas ofrecen será suficiente para hacer el Camino sin problemas.

De hecho, son bastantes los peregrinos que tan sólo llevan esta información y no tienen especiales dificultades. Ahora bien, si es la primera vez que vamos al Camino, le sacaremos mucho más partido si nos preocupamos un poco en conocer algo más: los monumentos más importantes y que merecen una visita, un poco de historia y cultura sobre los pueblos por donde pasamos, algunos datos sobre el paisaje y la geografía, una pequeña descripción de las variantes del recorrido, etc.

En comparación con el Camino Francés, los otros Caminos tienen un nivel de dificultad superior. Por lo tanto, a no ser que uno tenga un espíritu muy aventurero, es aconsejable hacerse con una buena guía.

 

Los mejores destinos para viajar en septiembre

Llega septiembre y con él la vuelta al cole, a la universidad o al trabajo. Es un mes un poco raro, ya que todavía hace calor, pero ya tenemos otra vez encima la temida rutina que no nos permite disfrutar tanto del sol, de las terrazas, de los amigos, como querríamos. Pero cuando hay gente que ya tiene sus vacaciones solo en el recuerdo y el moreno casi perdido, llega el momento para que los que han esperado a septiembre para descansar disfruten.

Viajar en septiembre es una tendencia cada vez más extendida. Sobre todo entre los jóvenes y las parejas que no tienen niños. Así que si eres de los afortunados que todavía tienen pendientes sus vacaciones no te pierdas este post con las ventajas y los mejores destinos para viajar en septiembre.

Ventajas de viajar en septiembre

Pero, ¿por qué guardar las vacaciones para septiembre? Podríamos enumerar una larga lista de ventajas y desventajas pero nos vamos a quedar sobre todo con las primeras. Las principales ventajas de viajar en septiembre son:

  • Mejores precios: Las distintas aerolíneas y turoperadores ven que la temporada alta está llegando a su fin y deciden bajar los precios para seguir atrayendo a los viajeros más rezagados. Este es el caso de Logitravel, Lastminute o Carrefour Viajes que lanzan paquetes de ofertas especiales para viajar en septiembre.
  • Menos aglomeraciones: Como ya hemos dicho los meses tradicionales de vacaciones siguen siendo julio y agosto. Por ello lo que los lugares más turísticos, que están llenos de gente en esos meses, son mucho más fáciles de visitar. También las playas y otros lugares tradicionales de veraneo para las familias, como parques temáticos o acuáticos, están mucho más vacíos con la vuelta al cole de los más pequeños.
  • Clima más agradable: En septiembre todavía disfrutamos del calor, pero sin las temperaturas extremas de julio y agosto. Todavía es posible ir a la playa, sobre todo en las zonas más cálidas o hacer turismo por la ciudad cómodamente, sin cargar con abrigos o chaquetas. Eso sí, no te olvides de un chubasquero por si te sorprende la gota fría.
  • Menor planificación: Relacionado con la mejor cantidad de gente y los precios más baratos, viajar en septiembre nos permite una mayor improvisación. Es decir, no hace falta realizar reservas en hoteles, vuelos o actividades culturales con tanta antelación como durante los meses de la temporada alta.

Los mejores destinos para viajar en septiembre

Dadas las ventajas que enumerábamos antes casi cualquier destino que nos propongamos es adecuado para viajar en septiembre. Solo hay que tener ganas de descubrir nuevos lugares o de descansar de todo un año de duro trabajo.

  • Destinos de playa: ¿Quién dice que en septiembre ya no se puede ir a la playa? Todavía estamos en verano, y aunque la mayoría de gente ya ha guardado el bikini y las chanclas en el armario hasta el próximo verano todavía podemos disfrutar de los últimos rayos de sol. Si estás pensado en descansar junto al mar y sin grandes aglomeraciones te recomiendo los siguientes destinos:
  • Islas Canarias: Su situación geográfica hace que se pueda disfrutar de la playa prácticamente durante todo el año debido a su agradable temperatura. La afluencia de turistas baja bastante, por lo que podrás disfrutar de la tranquilidad. Y además si hay algún día en el que el sol no acompaña mucho puedes aprovechar para conocer lugares emblemáticos como el Teide.
  • El levante español: Zona de veraneo por excelencia de las familias españolas, en este mes se queda casi desierta pero aún puedes aprovechar todos los servicios que hay durante los meses de julio y agosto sin agobios ni aglomeraciones. Con buen tiempo, sin el calor asfixiante de los meses anteriores y con una luz preciosa.
  • Madeira: Su clima es muy similar al de las Isla Canarias. Y como en los casos anteriores la gran marea de turistas ya ha desaparecido. Además podrás imbuirte de las costumbres locales en el Festival del Vino de Funchal (30 agosto-6 septiembre).
  • Turismo de ciudad: Probablemente si has esperado hasta septiembre para disfrutar de las vacaciones tu idea no sea la de tumbarte en la playa. Septiembre también es la época ideal para hacer turismo en la ciudad, sobre todo en las grandes ciudades europeas que bajan su afluencia de gente y todavía no sufren los rigores del invierno.

Si tu idea de vacaciones es recorrer una gran ciudad cámara en mano sacando las mejores instantáneas no te pierdas estos lugares:

  • Roma: El clima italiano es muy parecido al español, por lo que pasar los meses de julio y agosto rodeado de asfalto no parece muy agradable. Septiembre, con las temperaturas más agradables y una luz casi otoñal, es el mes perfecto para disfrutar de la ciudad eterna. Parear por sus calles forjadas de historia y obtener maravillosos recuerdos.
  • París: Como dijo Audrey Hepburn en Sabrina “París es siempre una buena idea”. Además septiembre es el mes por excelencia de las exposiciones por lo que podrás disfrutar de su gran oferta cultural.
  • Londres: La capital de Reino Unido es uno de mis destinos favoritos, y en esta época todavía puedes visitarla tranquilamente sin cargar todo el día con el paraguas y el abrigo.
  • Estambul: La ciudad turca es algo que ningún viajero debería perderse, y septiembre se convierte en una época maravillosa para visitarla. Pasado el bochorno del verano y antes de que lleguen las nieves y los rigores del invierno turco. Además puedes combinarlo con un circuito por la meseta de Anatolia o la Capadocia antes de que el frío te lo impida.
  • Nueva York: Acabamos con la ciudad turística por excelencia. Con una temperatura media de 21 grados durante esta época, evitarás el calor asfixiante del verano y el frío del invierno. Además los atractivos durante este mes son muchos: La semana de la moda, el día del trabajador o Labor Day, o la celebración del Open de Estados Unidos de Tenis.

Ahora que ya tienes las distintas opciones solo te queda decidir cual es tu destino preferido para viajar en septiembre y disfrutar de tus merecidas vacaciones. Haz las maletas con estos sencillos trucos y no te olvides de tu mascota si la tienes.

Y vosotros, ¿cuándo preferís viajar? ¿Qué destinos os gustan más? Dejad vuestra opinión en los comentarios.